202018Nov
Reflexión mes : La Batalla por la libertad individual en esta sociedad.

Reflexión mes : La Batalla por la libertad individual en esta sociedad.

Estamos en plena batalla, y nosotros sin darnos cuenta. La maquinaria del Estado se ha puesto en marcha contra todo aquello que no entra en su cabeza, en su forma de pensar. No nos engañemos no se trata solo de forma de pensar, se trata de dinero y básicamente de Control, a través del dinero y a través de la forma de pensar. La única posibilidad de que el uno por ciento de los habitantes del planeta posea más de la mitad de la riqueza es simplemente porque puede controlar al resto de una forma u otra, y obviamente el resto no está de acuerdo en una repartición tan desproporcionada. Controlar a gente sana física y mentalmente, autosuficiente, con su propia visión de la realidad y de la vida, es prácticamente imposible. Controlar a gente con una alimentación deficiente y alimentos tóxicos (se le llama comida basura), con un stress permanente en lo que han convertido una lucha por la supervivencia, con pocos recursos, cansada, bombardeada por todo tipo de información negativa, inmersa en mil debates espureos que solo fomenta división entre colectivos y agitada para que se deje llevar por pasiones destructivas, es mucho más fácil de manejar. La máxima “Divide y vencerás” es el mejor camino para mantener a la gente pendiente y absorta en un mundo dual, dividido, que lo haga sentirse pequeño, dependiente del sistema e indefenso, en democracia dos partidos antagónicos entre los que la gente vaya alternando es una garantía de que nada cambie, “the illusion of choice”, la ilusión de elegir, como dicen en el mundo anglosajón.

A día de hoy la batalla por la libertad individual se está librando en el terreno de la salud, precisamente en el terreno que ahora mismo se ha convertido en el Dios sobre el que el sistema ha erigido su iglesia, la ciencia. Básicamente las personas seguimos a sistemas, personas, ideas, partidos… que den respuesta a nuestros problemas y los solucionen, (realmente nosotros tenemos que dar respuestas a nuestros problemas pero eso dejémoslo para más adelante). Hasta hace unas pocas décadas la Iglesia Católica era el paradigma que nos decía cómo era el mundo y como teníamos que hacer ser felices. Con el tiempo sus respuestas y su comportamiento han perdido credibilidad bajando mucho la afluencia a sus templos y su poder. El ser humano entonces busco otro lugar donde encontrar las respuestas y creó un nuevo becerro de oro al que adorar y lo llamo ciencia. El paradigma de la ciencia ha traído muchos adelantos tecnológicos en los últimos doscientos años al mismo tiempo que ha puesto a la humanidad a un paso del borde de su autodestrucción. No se trata obviamente de volver a vivir en cuevas obviamente si no ser conscientes de que el fin con el que se ha usado la ciencia no era el mayor bienestar del planeta y del ser humano en general si no el mayor beneficio económico de unos pocos humanos, el famoso 1 %. La medicina alopática en general con sus enormes cifras de negocios no escapa obviamente del enfoque principalmente mercantilista al que le ha llevado los que manejan la ciencia.

La rama actual que nos ocupa es la llamada ciencia médica, lugar donde la gente principalmente ha buscado las respuestas a sus problemas de salud. Si investigas un poco, fuera de la tele, tienes acceso a infinidad de datos que te dicen que la medicina alopática, la presunta medicina científica, por decirlo suavemente no tiene ni de lejos todas las respuestas, la llamada medicina alternativa tampoco, que quede claro. La cuestión es que alguien nos está diciendo cual es la verdad y no solo eso, si no que te está impidiendo de alguna manera que tú tengas acceso a la verdad que tú sientes. Ahí está la cuestión, el sistema ahora no solo está imponiéndote su verdad (como ha hecho siempre desde que naces) si no impidiendo que puedas vivir la tuya. No se trata de luchar contra una medicina u otra, se trata de que tú, individualmente puedas elejir que tipo de medicina, de vida, de destino quieres vivir. No tienes que luchar contra nadie, solo tienes que vivir tu verdad. La famosa Yihad o guerra santa del mundo musulmán, originalmente era la lucha exclusivamente interior que debías hacer contra tu “nafs”, el llamado ego occidental, esa era la única lucha santa, cuando luchas contra lo de afuera ya has perdido.

Una última reflexión sobre lo positivo de lo que está pasando, el filosofo Schopenhauer hablaba de que la verdad pasaba por tres fases. En la primera fase la verdad es ridiculizada (como había pasado hasta ahora en que la sociedad veía todas estas cosas de medicina alternativa como de frikies). En la segunda fase la verdad es violentamente atacada (la fase actual, el sistema ya ve que somos muchos los que pensamos otra cosa, buena señal). Y en la tercera fase la verdad es aceptada como obvia, (lo que viene a continuación). Este ataque en el fondo es bueno, si accionamos sin odio al sistema proclamando nuestra verdad, somos libres de elegir nuestro camino, si odiamos entraremos en su lucha y de nuevo estaremos inmersos luchando en su dualidad.

Cándido Granada Álvarez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *