272017sep
Reflexión del mes:  La progresiva incidencia del cáncer

Reflexión del mes: La progresiva incidencia del cáncer

Leyendo recientemente una entrevista a un oncólogo de aquí, me llamo muchísimo la atención un dato que soltó nada más empezar. A principios del siglo XX en el mundo occidental se contabilizaban un cáncer cada sesenta personas, en la actualidad oscila entre tres y cuatro personas, para la próxima generación vaticinaba que se daría un cáncer en una de cada dos personas. Como poco a mí me parecen unos números increíbles y desde luego dan para una profunda reflexión. ¿Reflexión en qué sentido ?, desde esa información central, esos números, hay infinitos caminos a seguir, comentaré unos pocos y dejaré los demás para mejores ocasiones.

Creo que está bastante claro que el cáncer es una de las peores enfermedades que puede padecer un ser humano. En el aspecto físico una parte tu cuerpo se pone en tu contra y utiliza todos los trucos biológicos posibles, la sabiduría de tu propio organismo, para sobrevivir reproducirse y crecer independientemente del resto del cuerpo con las consecuencias ya sabidas. Esa grave enfermedad ha sido tratada durante décadas por la ciencia sin encontrar una cura definitiva y visto lo visto sin haber conseguido siquiera bajar su incidencia. Diciéndolo más claramente, no solo no lo curan, sino que no saben siquiera como hacer que no enfermes aparte de consejos muy generales sobre hábitos de vida. Hablo de la Ciencia en general, no estrictamente de la ciencia médica. La Ciencia se ha convertido en el Juez Definitivo, se ha convertido para mucha gente en el Nuevo Dios que dice lo que es bueno y lo que es malo en la vida, lo que funciona y lo que no funciona, lo que es cierto y lo que es falso. Con esa manida frase “está demostrado científicamente” o “no está demostrado científicamente” trazamos una línea divisoria en la realidad separando, o eso creemos, a dios del diablo.

Por supuesto esto no es así, continuamente nos encontramos con noticias de medicamentos retirados tras causar miles de muertes o daños irreparables. Productos alimentarios retirados de los alimentos después de comprobar sus efectos nocivos. Productos químicos sacados de circulación porque se demuestra su toxicidad. Botellas de pvc que son tóxicas y hay que cambiar por pet que ya se verá, biberones con bisfenol tóxicos, geles de ducha con parabenos, verduras con pesticidas tóxicos, pescados con mercurio… todo eso es Ciencia y en determinado momento fue abalado por la Ciencia hasta que la Realidad mostro que esa línea trazada entre el bien y el mal no estaba trazada por la Ciencia, estaba trazada por la Avaricia.

Así es, gracias a la Avaricia, una de las principales armas del miedo, del ego, el ser humano ha creado el planeta más desequilibrado de su historia. El problema no es que la Ciencia no pueda encontrar soluciones a día de hoy, hay límites para todo, el problema es que no quiera contemplar otras posibles soluciones distintas a las suyas o por soberbia o sobre todo por intereses económicos. Ayer mismo leía por poner un ejemplo que en España el 0,4 % de la población posee el 50% de la riqueza. Se ha hecho más de una vez el símil del ser humano como un cáncer para el planeta, devora todos los recursos sin importarle las consecuencias, destruye el equilibrio del ecosistema y acaba matando el huésped que lo aloja. El ser humano ha creado una sociedad desequilibrada que ha desequilibrado al planeta y esos números sobre la incidencia del cáncer no son más que un reflejo de ello. Como es arriba es abajo.

Cándido Granada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *